¿Quién soy?

Mi nombre es Charlotte Bouguet

Soy francesa y, desde 2010, vivo en un lugar hermoso del Pirineo de Huesca, rodeada de naturaleza. Me dedico a
acompañar a las personas y los grupos en sus procesos de transformación.

El propósito de mi vida reside en mi viaje interior y me apasiona descubrir el potencial de cada humano cuando conecta con su esencia.

Guío a las personas en su exploración identitaria y les ayudo a convertirse en las verdaderas protagonistas de su vida. Para ello, me apoyo en el cuerpo como vehículo, teniendo claro que ahí habitan nuestra verdad y nuestro ser auténtico.

Volver a Casa para poder relacionarse
con el Mundo desde un lugar seguro y auténtico.

Inicié mi camino de búsqueda y desarrollo personal hacia mi identidad verdadera, impulsada por las circunstancias en las que crecí y una profunda crisis de identidad en mi adolescencia que me llevó a iniciar un proceso terapéutico para ayudarme a encontrar mi lugar en el mundo. Desde entonces, no he dejado de avanzar en mi camino de transformación hacia mi verdadero ser, enfocado a más comprensión y Amor.


Estudié Administración de Empresas (porque según mis padres era lo mejor para conseguir una “buena salida profesional”) entre Francia y España. Pero una vez acabados mis estudios, sentí la necesidad de dedicarme a un trabajo que tuviera sentido para mí y respetara mis valores.

Movida por un profundo deseo de tejer puentes entre mundos opuestos, empecé a trabajar en una ONG de microfinanzas, tratando con públicos muy variados entre los mundos de la finanza y de la inserción. Entonces empecé a desarrollar mis habilidades para trabajar con lo humano. Esta experiencia me permitió también tomar consciencia de los diferentes rangos de poder, de la capacidad de resiliencia de las personas, y de la importancia de tomar la responsabilidad de su vida. A partir del año 2000, empecé a trabajar con grupos en el ámbito de la formación y el acompañamiento.  En paralelo, dedicaba mi tiempo libre a prácticas artísticas que entonces no eran más que ocio, perteneciendo a un mundo incompatible (según mi punto de vista) con mi compromiso con la sociedad. Sin embargo, la danza a la que dedicaba mucho tiempo representaba una manera más auténtica e instintiva de expresarme, permitiéndome conectar con mi fuerza interior.

Por otro lado, el descubrimiento del teatro-clown supuso una revolución en cuanto a mi manera de relacionarme conmigo misma y con la vida, convirtiéndose en mi mayor  filosofía como en una herramienta terapéutica muy potente, mirándome y mirando la vida con más distancia, humor y curiosidad, aprendiendo que todas las emociones son válidas. Con 33 años, movida por una llamada que resonaba desde muy adentro, decidí realizar un cambio radical en mi vida y me vine a vivir al Pirineo aragonés, donde solía ir de vacaciones para conectar con la naturaleza y, a través de ella, conmigo misma. A pesar de una vida profesional y social muy llena, parecía que un grito en lo más profundo de mi alma pedía ser atendido. Necesitaba hacer espacio y silencio dentro y alrededor mío para poder escuchar y entenderlo. El Pirineo de Huesca fue el lugar que me acunó para ello.

A partir de ahí, en mi nueva vida el arte pasó a ser una herramienta de trabajo, impartiendo clases de danza además de talleres de juego teatral y clown.

Buscando la manera de seguir tejiendo puentes, uniendo mis habilidades para ponerlas al servicio del cambio social que me mueve desde siempre, el teatro social llegó a mi vida como una herramienta poderosa de cambio y transformación. Empecé a formarme en las diferentes técnicas del teatro del oprimido, teatro introspectivo y sistémico, averiguando los cambios que generaban en mí. Entonces entendí realmente que si no puedo cambiar las personas ni las circunstancias que me rodean, sí tengo el poder, y la responsabilidad, de elegir cómo actuar frente a ellas.

Además, después de 20 años de inmersión en el mundo del desarrollo personal,  empecé a formarme como profesional del acompañamiento terapéutico a través de un Máster de Integración de Identidad, adquiriendo varias herramientas de transformación, como el análisis transgeneracional, la sistémica, la mediación interna, neurotraining y bioneuromoción. Formación que estoy completando desde 2023 con Bioenergética y Eneagrama.

Siempre movida por mi afán de comprender al humano y acompañarlo mejor, tanto en su proceso individual como social y grupal.